martes, 8 de diciembre de 2009

Estoy Harto de tu Nombre





Luchito, cuando te postulaste prometiste construir el metro, el tren metropolitano, ninguneabas el sistema de buses que Andrade planteó porque decías (lo dijiste en el debate de Manchay) que ese sistema de buses era lo mismo que los corredores viales que había hecho antes Del Castillo y que eso ya había probado ser un fracaso. Lo dijiste y por ello te presentaste como el cambio en el transporte público de Lima. Al peor estilo de Fujimori, hablaste pestes de los planes de tu oponente para luego hacer precisamente eso al ganar la elección. Nunca tuviste la delicadeza –como tampoco la tuvo Fujimori- de admitir cuando menos que te equivocaste en tu plan de trabajo, que hacías lo que tu oponente propuso porque lo pensaste mejor. O sea que no admitiste nunca que eras un improvisado que no pudo defender ni un día su propio plan, probablemente porque no existía tal cosa.

Yo sigo teniendo mis dudas sobre si es realmente inviable tener un metro en nuestra ciudad. Pienso que has sido un torpe alcalde que nunca supo sacar adelante las revisiones técnicas, creaste esa pesadilla monopólica llamada Lidercon que entregaste calladito al Ministerio de Transportes, abandonaste durante meses la construcción de los paraderos del Metropolitano en la Vía Expresa, nunca cumpliste con los plazos de nada, las licitaciones de rutas fracasaron repetidas veces, los taxis son hoy aun más informales que cuando asumiste el cargo, esa mierditas llamadas combis no tienen un cronograma para salir de servicio.


El Metropolitano se ha concentrado en el cemento antes que en la racionalización integral del sistema de transporte. Construir porque eso da votos. Los ladrillos cierran calles, los obreros arrastran las patas para acabar justo en las elecciones, las obras se hacen sentir en la piel de los votantes, los votantes tenemos que sentir así las obras para saber por quién votar. Los votantes necesitamos carteles publicitarios con el nombre del alcalde que no sabe si reelegirse o intentar la presidencia, el alcalde no sabe si se quedará sin soga y sin cabra, miren cuántas dudas tiene, tantos años preparando el trampolín para ser presidente y ahora hay que tomar una decisión por el bien de su propio futuro político.

¿Qué serás? ¿Alcalde o Presidente? ¿Presidente o Alcalde? ¡Dale Luchito, decide! Como en los viejos concursos televisivos, ¿qué hay detrás de esa imagen? ¡Dale Luchito, decide! Te llevas la alcaldía o la presidencia o ninguna. En Lima el 80 por ciento te aprueba como Alcalde pero tú quieres ser Presidente, por eso no decides, por eso llenas la ciudad con tu estúpido nombre, por eso tu nombre tiene espacio pero no hay espacio para los costos presupuestados, para los plazos de ejecución, ni para el nombre del contratista ni para saber cuánto vas a cosechar. Sólo hay espacio para tu nombre.

Este mugroso trampolín llamado Lima te ha servido bastante, ya usaste Lima a tu antojo para lograr más votos y ahora no sabes si dar el siguiente paso o conformarte apenas con tu trampolín. Por que tú, pequeño Luchito, sabes bien que no amas Lima porque ni siquiera eres limeño, no amas Lima porque esta ciudad apenas era la preparatoria para ser Presidente. Porque el que hasta ahora no te hayas decidido significa que no tienes un plan de gobierno, porque hay gente que quiere votar por ti como presidente pese a que no tienes ni una letra de plan de gobierno, como tampoco lo tuvo Fujimori, porque si Fujimori no lo tuvo por qué tú sí, si eres igual de prepotente e improvisado. Tus lacayos y chacales insultan a todo el que se atreve a negarte mérito, tildan de ignorante y mezquino al que no te aplaude.

Pero no mereces aplauso porque Lima no es un pretexto, Lima debería ser líder de Sudamérica pero tú y tus antecesores simplemente la tienen por escalón político. Los políticos dicen que eres un éxito porque ni tú ni ellos jamás andan en combi. Tus periodistas de lujo no te hacen preguntas difíciles porque para eso tendrían que tomar micro alguna vez, por eso estoy harto de tu nombre, de que tus chupes te nombren casi como muletilla mágica cuando explican una obra cualquiera, harto de que sólo des entrevistas de café, harto de tu nombre y de que no nos des cuenta de lo que haces porque te importa un pito la opinión de los vecinos, harto de que hagas hospitales que no son función municipal, harto de que no soluciones todo el transporte que sí es función municipal, harto de piletas que no eran prioridad pero te olvides de controlar las construcciones ilegales, harto de semáforos sin mantenimiento, harto de que te ocupes de arreglar Arenales que no estaba tan mal pero nunca te acuerdes de Nicolás Ayllón que es la peor mierda imaginable de principio a fin (ver clip al final, sin editar), harto de que no digas cuál es tu plan, harto de que te hagas el muertito, harto de tus silencios cobardes, harto de que no hayas permitido que Andrade fuese homenajeado por sus partidarios y el público en la Municipalidad, harto de que desmanteles todo lo que él hizo, harto de que no continúes la Javier Prado porque es obra del gordo y no tuya, harto de que tus serenos no aparezcan cuando se les llama, harto de que hayas recuperado Santa Anita y ahora no sepas qué hacer con él, harto de que tu hijito de 23 sea regidor en La Molina.

Tu nombre en todos lados pese a que lo prohíbe la ley. Publicidad tuya con el bolsillo de todos. De eso estoy harto, de ver tu maldito nombre en cada esquina, en cada pasadita de pintura, tu nombre en las paredes, en la ropa, en las recetas y hasta en los calzoncillos del vigilante del Hospital de la Solidaridad, estoy harto de tu nombre. Un nombre que representa puro cálculo político, un oportunismo desvergonzado con la plata de todos.

Luchito, ojalá decidas ser presidente y pierdas, para no verte más ni a ti ni a tu mentiroso y odioso nombre.

.


video


.

2 comentarios:

  1. Vivo en el centro de Lima, y Luchito se bajó todos los árboles de toda la avenida Emancipación para poder hacer que pase su Metropolitano, no se salvó ni uno, quitandole los pulmones naturales a una zona de Lima que tanto los necesita... lo hizo de noche y sin roche, ¿me pregunto si haría lo mismo en Surco, o en Miraflores? Me respondo: Jamás, allí la gente saldría a defender a los árboles (como ya muchas veces lo han hecho), pero por aqui a la gente parece no le interesarle, quedando así su obra impune.

    Entonces viene mi reflección sobre la gente que eligió y que no hace nada cuando ve estas irregularidades, tal vez suceda lo que le sucede a Luchito, pues la mayoría no es de Lima, no aman Lima, asi que les llega lo que le hagan a Lima.. no se dan cuenta que aquí viven, que aquí es donde sus hijos crecen, y que posiblemente aquí se mueran...

    Sobre el video que publicas, ¡me dio dolor de cabeza mientras lo veía!... pensar que yo también hago esa ruta de lunes a viernes empezando el día... ¡vaya inicio de día!, como para ya llegar con stress al trabajo...

    Sería bueno que Luchito se ponga lentes oscuros y bigote para que no lo reconozcan y se pasee por la Lima que él no toca, a ver si le va a gustar que le roben en una esquina, a ver si le va a gustar aguntarse un viajecito en combi, a ver si se da cuenta dela eficiencia de su Serenazgo ... en fin...

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con todo, pero discrepo sobre la viabilidad de un metro en Lima. No es tarde para tener un transporte que lo incluya (sería genial tener uno a lo largo de toda la Via de Evitamiento) pero resulta demasiado caro. He tenido oportunidad de estar en Medellin (un ejemplo sudamericano de buen transporte público) y en Buenos Aires; y de probar las bondades del Metro**Subte. Son eficientes, puntuales y baratos. Ambos son subvencionados por el gobierno (en ambos casos el pasaje no cuesta más de 1 dólar). De tenerlo una empresa privada, la ruta q recorren no sería nada rentable pues cobrarían el doble o el triple.
    Aquí en Perú, durante el gob de Toledo, el MEF hizo un estudio sobre la viabilidad del tren eléctrico (que acaban de anunciar se terminará sí o sí) y el costo por pasajero estimado era de 2.50 soles. Y miren esa ruta, que apenas alivia al 5% de la población (entre Villa El Salvador y La Victoria los únicos viajeros constantes serán los comerciantes de Gamarra y de muebles, en ambos sentidos). ¡Aquí con las justas se paga 1.50 para chapar una combi entre la Venezuela y Zárate!
    No me malinterpreten: sí nos merecemos un Metro, pero no estamos ni en capacidad de costearlo a precios bajos ni a pagar lo q realmente le costaría a una empresa privada.

    Y sobre alcaldes, elecciones y votantes, solo puedo decirte q si más gente pensara en la enorme cantidad de horas q pasa a diario en mi cro//bus//combi//taxi, dejaría de andar deslumbrada por piletas que nos cuestan 13 millones de soles ((y que encima son de un gusto francamente pacharaco)).

    Habría que hacer un comercial al estilo del inicio de la peli Dias de Santiago, cuando el susodicho empieza a requintar a medio mundo mentalmente, colgado del estribo de un micro jajajaja "No te quedes callado, mejor NO VOTES por el mudito".

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos lo que piensas!